Beneficios de la manzana

Este emblemático fruto de la naturaleza no sólo goza de un extraordinario sabor, la manzana es considerada como una de las frutas más completas debido a su importante aporte de vitaminas, minerales y sustancias beneficiosas para nuestro organismo; por ello, su consumo diario resulta altamente recomendable para grandes y chicos.

Esta fruta, además de ser altamente nutritiva, por su bajo aporte calórico, resulta ideal para formar parte de una dieta de adelgazamiento, sin contar sus numerosas propiedades medicinales.

La manzana aporta a nuestro organismo vitamina  C y fitoquímicos con propiedades antioxidantes y hasta anticancerígenas, que evitan el daño de las células y el envejecimiento de los tejidos y que mantienen en buen estado al sistema inmunológico.

Por su alto contenido en fibra, contribuye mantener en equilibrio los niveles de azúcar en la sangre, asimismo ayuda a reducir el colesterol, a bajar la presión arterial y a mantener limpias las paredes de las arterias, resultando ideal para personas con hipertensión arterial y diabetes.

Todas estas cualidades se deben a que la manzana contiene pectina, una fibra soluble que resulta altamente positiva para nuestro organismo.

Esta sustancia ayuda a proteger al organismo de los efectos de la contaminación ambiental, ya que favorece la eliminación de metales nocivos de nuestro organismo como el plomo, mercurio y cesio, así como otras sustancias tóxicas presentes en la ciudad.

Además la pectina es muy buena para el aparato digestivo ya que ayuda a limpiar el tracto intestinal, ayudando a combatir el estreñimiento; asimismo, aunque parezca contradictorio, ayuda a combatir la diarrea al hacer más lento el tránsito intestinal; por otro lado, la presencia de taninos en la manzana, ayuda a limpiar y desinflamar la mucosa intestinal, haciéndola eficaz en el tratamiento general de padecimientos del sistema digestivo.

Otro de los beneficios de la manzana es que funciona como desinfectante bucal, contribuyendo a mantener los dientes más limpios y las encías más sanas y firmes.

Por todas estas cualidades, cualquiera sea la variedad que escojamos,  incluyamos la manzana en nuestra dieta diaria.

 

 

Dieta para deportistas

Los deportistas, al ser sometidos a una actividad física intensa, requieren de un régimen alimenticio especial que no sólo los nutra adecuadamente sino que además les permita optimizar su rendimiento físico y mejorar así su desempeño en el deporte.

Una alimentación adecuada constituye una de las principales herramientas para alcanzar un óptimo desempeño en los deportes, sumada ésta a un entrenamiento apropiado, seguramente conducirán a lograr el éxito en un deporte.

Ya que los deportistas necesitan un aporte de nutrientes, sales minerales y agua concretos, desde aquí te ofrecemos una dieta recomendada por un preparador físico y culturista. Tal como lo hemos mencionado, la dieta debe ir combinada con un entrenamiento apropiado, en el que se trabajen los grupos musculares que se implican directamente en la práctica del deporte que se realiza, esto te permitirá desarrollar los músculos implicados, mejorando tu rendimiento, a la vez que reducimos grasa corporal, en una combinación de aumento de volumen y masa muscular y pérdida de grasa. Te recomendamos que antes de comenzar calcules tu índice de masa corporal y si es posible la cantidad de grasa corporal mediante la medición con lipocalibres.

En la dieta debes tomar:

60% de carbohidratos (pasta, arroz, patatas)
30% de proteínas (carne, pescado,…)
10% de grasas
Repartido en 5 comidas.
También es importante tomar un complejo vitamínico y mineral diariamente.

Desayuno: 100 gr. de avena con zumo de naranja y una tortilla francesa de tres huevos
Almuerzo:   100 gr. de arroz hervido con 1 lata de atún y 1 cucharada de aceite de oliva
Comida: 200 gr. de carne magra (pollo, pavo, buey, ternera…) y una ensalada o verdura.
Merienda: 30 gr. de proteína de suero (en forma de batido en polvo), 20 gr. de frutos secos, cacaos, nueces…
Cena: 200 gr. de pescado blanco o azul ensalada o verduras; 300 gr. de patata hervida o asada.
Antes del entrenamiento Un plátano con 5 gr. de creatina.
Después
del entrenamiento
Un plátano con 5 gr. de creatina.

El control de la mente a la hora de hacer dieta

Normalmente, quienes se plantean como meta perder algunos kilos de más, optando para ello por una dieta, piensan en los alimentos que deben comer y aquellos que no, es decir, centran su atención en los alimentos y aun cuando es innegable su protagonismo en las dietas, existe un factor que muchos no tienen en cuenta, nos referimos al control de la mente, ese trabajo mental que puede ayudarnos a adelgazar sin esfuerzo y sin recuperar el peso perdido.

¿Por qué engordan las personas? La razón por la que muchas personas engordan es que la cantidad de nutrientes y calorías que ingieren diariamente excede a la que su organismo necesita, este exceso se acumula en el cuerpo en forma de grasa. Cuando nuestro cuerpo se encuentra en actividad, éste consume la energía que nos proporcionan los alimentos , esta energía es consumida en forma de glucosa. Cuando el nivel de glucosa baja y sube el de insulina (hormona producida por el páncreas), se activa el centro hipotalámico que provoca la sensación de hambre.

Por el contrario, cuando ingerimos algo de alimento, se da inicio a la estimulación del sistema nervioso del aparato digestivo, conforme se van descomponiendo los macronutrientes (hidratos de carbono y proteínas) en nutrientes sencillos (glucosa y aminoácidos) el hipotálamo recibe la orden de activar el centro nervioso que produce la sensación de saciedad. Este proceso tarda unos 20 minutos, es por ello que lo recomendable es comer despacio, para dar tiempo al cerebro a registrar la sensación de saciedad.

De acuerdo a lo señalado, resultaría lógico no volver a tener hambre hasta quemar las calorías consumidas, sin embargo, muchas personas vuelven a comer antes de que ello ocurra, es evidente que lo que las conduce a comer nuevamente no es la sensación de hambre, sino factores como el estrés, la ansiedad y los nervios, esto las conduce a engordar, ya que no gastan todo lo que comen. Por el contrario, hay personas que pueden estar horas sin comer, lo que les produce pérdidas importantes de peso, flojedad, etc.

Estas situaciones nos advierten de la importancia del control de la mente en la alimentación.

Estos factores como el estrés, la ansiedad y los nervios, pueden convertirse en los grandes impedimentos para lograr perder peso, ya que son precisamente ellos quienes conducen a las personas a comer continuamente, a pesar de que su cuerpo no necesite esas calorías. Este modo de comer en exceso, picoteando a todas horas, abusando de los dulces, pone de manifiesto una alteración de nuestro equilibrio emocional, el cual debe restablecerse para poder llevar a cabo una dieta de manera exitosa.

Como ya hemos comentado, algunos alimentos no sólo aportan energía y calorías, sino que aportan también sustancias con efectos sedantes y antidepresivos (como el chocolate), estos son llamados alimentos de la felicidad. Es por esto que en estados depresivos o tras un desengaño amoroso, se tiende a comer más dulces. Por el contrario, a otras personas les sucede que el estrés y los nervios les “cierra el estómago”, eliminando las ganas de comer. Esta disminución del apetito les lleva a comer menos y a perder peso.

Por todo esto, podemos decir que nuestro estado anímico y mental afecta, no tanto a nuestro metabolismo, pero sí a nuestra conducta alimentaria, haciéndonos comer en exceso o en defecto, lo que conducirá a ganar peso en un caso y a perderlo en el otro.

Para evitar ambas situaciones recomendamos lo siguiente:

  • Una actitud positiva ante la vida y ante las adversidades.
  • Tener tiempo de ocio. Practicar algún hobbie (nadar, pintar, ir al cine, leer, bailar, etc).
  • Practicar algo de ejercicio.
  • Hacer técnicas de relajación y control de la respiración.
  • Comer despacio y hacer las 5 comidas.
  •  No saltarnos comidas.
  • Llevar una dieta sana y variada.

Aumento de peso por hipotiroidismo

Hipotiroidismo y aumento de peso

El hipotiroidismo es una alteración de la glándula tiroides que ocasiona una disminución en la producción de hormonas tiroideas. La gándula tiroides, localizada en la parte anterior del cuello, es la encargada de producir las hormonas tiroideas, las dos más importantes son la T3 y la T4, estas hormonas están encargadas de regular el metabolismo del organismo, regulando o estimulando la tasa de oxidación celular en casi todos los tejidos del cuerpo; por lo tanto el hipotiroidismo afecta directamente el metabolismo del cuerpo, dado que un nivel bajo de estas hormonas hará que todo en nuestro organismo funcione más lento; así, al gastar menos energía, quienes padecen de hipotiroidismo engordarán con mayor facilidad, y ya que el tránsito intestinal será más lento, aparecerán otros síntomas como el estreñimiento, cansancio, debilidad, intolerancia al frío, entre otros.

El aumento de peso es bastante común en aquellas personas que sufren de hipotiroidismo; para lograr perder peso, además de consumir una dieta sana y realizar ejercicio, es muy importante que realices análisis de sangre periódicos y que, de acuerdo a los resultados, tu endocrino ajuste la dosis de los medicamentos, ya que una dosis incorrecta de éstos (tratamiento con “tiroxina” levothroid o eutirox) podría dificultar la pérdida de peso.

Es importante que sepas que lo primero que debes hacer es controlar tu enfermedad. Debes considerar además, que lograr perder peso en estas condiciones puede tomar tiempo, por ello debes tener paciencia, considerando que será un proceso lento; empieza por bajar el consumo de sal y beber mucha agua. Es recomendable también comprar ropa de un par de tallas más grandes ya que intentar ponerte la ropa que usabas antes te dará más ansiedad. Con un poco de paciencia volverás a tu peso habitual.

El hipotiroidismo y la dieta

El tratamiento del hipotiroidismo requiere necesariamente seguir un tratamiento con el endocrino, pero también requiere una buena alimentación. Se recomienda ingerir alimentos que contengan yodo. Algunos alimentos que contienen yodo y por lo tanto ayudarán al tratamiento del hipotiroidismo son:

  • Las cebollas
  • El marisco
  • Los rábanos
  • El fucus

En cuantos a las frutas que contienen mayor contenido en yodo están:

  • Las peras
  • Los plátanos

 

 

Dieta para aumentar masa muscular

Para quienes desean aumentar su masa muscular, la alimentación y el entrenamiento son puntos claves para lograr este objetivo; en cuanto a la alimentación, debemos ser sumamente cuidados, ya que el incremento de calorías en nuestra dieta no debe conducirnos a aumentar la grasa corporal, sino la masa muscular; por otro lado, una buena rutina de entrenamiento con carga, cuyo aumento debe ser progresivo, influirá también en el aumento de la masa muscular.

Dieta para aumentar masa muscular

    • 1ª comida: 8 claras de huevo, rebanadas de pan integral con tomate y 1 pieza de fruta.
    • 2ª comida: 300 gr de pasta hervida y 300 gr de pechuga de pollo.
    • 3ª comida: 300 gr de arroz, 1 ensalada completa, 300 gr de pescado azul ‘Atún’, 1 pieza de fruta y 1 yogurt desnatado.
    • 4ª comida: 30 gr de proteína de suero (en forma de batido en polvo) y 1 pieza de fruta.
    • 5ª comida: arroz 3 delicias 300 gr, 300 gr de pechuga de pollo, 1 yogurt desnatado y 1 plátano.
    • Sesión de entrenamiento con pesas: 45 minutos como máximo.
    • 6ª comida: 1 plátano, 5 gr. de creatina y 20 gr. de frutos secos, cacaos, nueces, etc.

 

Consejos:

  • Es importante que hagas 5 comidas y una sexta después de entrenar.
  • Antes y/o después de entrenar es importante que comas un plátano (para recuperar el potasio perdido por el esfuerzo físico) y creatina.La creatina es un elemento orgánico, derivado de los aminoácidos y con una estructura molecuar muy similar a la suya, que aumenta el rendimiento en el entrenamiento. Tanto la creatina, como los batidos de proteína de suero constituyen una ayuda importante en la dieta para aumentar masa muscular o volumen, ya que ayudan a reparar las fibras musculares dañadas durante el entrenamiento. Puedes encontrar estos suplementos de la dieta del culturista en tiendas de complementos para deportistas o gimnasios.

Entrenamiento:

Para realizar un entrenamiento apropiado, lo mejor es que cada día entrenes un grupo de músculos (pierna, brazos y pecho, espalda, etc.) durante unos 45 minutos y que descanses un día a la semana, de este modo permites que las fibras musculares más débiles que se rompen por el esfuerzo muscular, se regeneren cada vez más fuertes y vayas ganando músculo.

El potasio en la dieta

El potasio es un mineral muy importante para el cuerpo humano ya que posee importantes funciones biológicas. El potasio, junto con el sodio, interviene en la transmisión del impulso nervioso mediante un proceso conocido como la bomba de sodio-potasio; por el cual se consiguen las concentraciones requeridas de iones K+ y Na+ dentro y fuera de la célula (concentraciones de iones K+ más altas dentro de la célula que en el exterior) que hacen posible, la transmisión del impulso nervioso.

El potasio  el potasio ayuda también en la síntesis de las proteínas a partir de los aminoácidos y en el metabolismo de los carbohidratos; regula el contenido de agua de las células; asimismo, participa en el crecimiento de la masa muscular y ayuda al mantenimiento de la misma, al estar vinculado al almacenamiento de glucógeno en su interior, por ello el aporte de potasio es esencial en las dietas de los culturistas y deportistas.

Un bajo nivel de potasio en nuestro cuerpo puede ocasionar alteraciones como: debilidad muscular, taquicardia, hipotensión (niveles bajos de tensión arterial), sed y falta de apetito. Las pérdidas de potasio suelen ir asociadas a las pérdidas de agua, por ejemplo por vómitos, diarrea, sudoración profusa, etc.

La dieta es importante para mantener los niveles normales de potasio en nuestro cuerpo ya que muchos de los alimentos que la componen o de los cuales prescindimos son fuente importante de este mineral. Normalmente una persona sana y con una alimentación equilibrada no padecerá de carencia de potasio; tanto las verduras, como las frutas (sobre todo el plátano), las legumbres, los cereales integrales, las patatas y los frutos secos, son las principales fuentes alimentarias de potasio.

La cantidad diaria de potasio que necesita nuestro organismo (adultos y niños a partir de 10 años) es de 2000 miligramos. Sin embargo con una dieta equilibrada no es necesaria la suplementación con potasio.

Menú South Beach

La dieta de South Beach combina una dieta disociativa (que se basa en la separación de alimentos en una misma comida) acompañada de una disminución progresiva de hidratos de carbono. Esta dieta nos permite perder hasta tres kilos en una semana sin pasar hambre. A diferencia de otras dietas disociativas, la dieta de South Beach sigue una secuencia mediante la cual vamos introduciendo poco a poco los alimentos restringidos (hidratos de carbono y azúcares) para volver a una dieta de mantenimiento de forma paulatina y no bruscamente para evitar de este modo el temido efecto rebote. Es por ello que la dieta se divide en tres fases.

 

Con la dieta de South Beach, tienes la posibilidad de combinar tus propios menús a tu gusto, sólo debes de tener en cuenta no comer dulces, frutas ni hidratos de carbono (arroz, pastas, pan, patatas, etc.). Puedes comer toda la cantidad que quieras de comida, lo importante es que no te quedes con hambre.

A continuación te daremos un ejemplo de un menú para que te sirva de guía, no olvides que puedes hacer todas las combinaciones que se te ocurran usando verduras, carne, pescado, lácteos, huevos, etc.

Desayuno
A media mañana
Comida
Merienda
Cena
Te con leche o solo, Café con leche o solo.

Un poco de queso fresco con unas rodajas de tomate.

1 yogurt Pimientos asados o berenjenas asadas rellenas de carne picada (carne molida) y verduritas.

Ensalada con lechuga, tomate, espárragos, y aceite de oliva.

1 té o café.

1 merengue casero

(batir 2 claras de huevo a punto de nieve, añadir edulcorante y un toque de canela).

Sopa de verduras.

Merluza hervida o a la plancha.

1 yogurt.

 

Desayuno
A media mañana
Comida
Merienda
Cena
Te con leche o solo, Café con leche o solo.

Fiambre de pavo y queso fresco.

1lata de atún con tomate a trocitos. Parrillada de verduras a la plancha.

Filete de ternera.

1 té o café.

1yogurt.

Te o Café con leche o solo.

Espinacas gratinadas con queso.

Pollo a la plancha.

1infusión.

 

Dieta de 1500 calorías

En esta oportunidad te presentamos una dieta de 1500 calorías, con ella tú misma podrás variar los menús de acuerdo a tus gustos, ya que está diseñada en función a grupos alimenticios y no a alimentos específicos.

Con esta dieta puedes comer un poco de cada grupo de alimentos, pero no debes exceder las 1500 calorías al día; si eres disciplinado y constante notarás los resultados en pocas semanas.

 

Esta dieta es recomendable ya que aporta todos los nutrientes esenciales que tu cuerpo necesita y si la acompañas con un poco de ejercicio suave como caminar o subir y bajar escaleras, observarás los resultados en poco tiempo.

Ventajas de esta dieta:

– Aseguras que tu cuerpo obtenga el aporte energético y nutritivo que necesita. Asimismo, ingiriendo 1500 calorías al día, te aseguras de estar tomando las cantidades mínimas recomendadas para un ritmo de vida saludable.

– Lograrás perder peso de forma paulatina y segura. Disminuirás las tallas poco a poco, sin riesgo a recuperarlas fácilmente.

– Puedes cambiar o adaptar el plan de alimentos a tu menú familiar o laboral. Aprenderás a medir e intercambiar los alimentos de cada grupo, asegurándote una dieta a tu gusto que no resulte difícil de llevar.

Menú:

Desayuno: 1 ración de lácteos, 1 ración de hidratos de carbono, 1 ración de fruta

A media mañana: 1 ración de proteínas, 2 raciones de hidratos de carbono

Comida: 2 raciones de proteínas, 4 de hidratos, 2 de fruta, 2 de grasa

Merienda: 1 ración de lácteos, 1 ración de hidratos

Cena: 2 raciones de hidratos de carbono, 4 de proteínas, 1 de grasas, 1 de lácteos.

Equivalencias de las raciones:

Las raciones que aparecen en la dieta de 1500 calorí­as siguen estas correspondencias:

1 ración de hidratos:
 80 gr de pan o 200 gr de patatas o 120 gr de pasta o arroz.

1 ración de proteí­nas:
 100 gr de carne o 150 gr de pescado.

1 ración de lácteos:
 1 taza de leche o 2 yogures.

1 ración de fruta: 
150 gr de melón, sandí­a, fresas, pomelo, 100 gr. de albaricoque, naranja, pera, mandarina, limón, ciruelas, piña, kiwi, manzana, 50 gr. plátano, uva, cerezas, higos, chirimoya, ní­speros.

1 ración de grasas:
 1 cucharada de aceite o 1 cucharada de mayonesa o 10 gr. de mantequilla o 40 gr. de aceitunas o 30 gr. de nata o 15 gr. de frutos secos.

Dieta contra el ácido úrico

El ácido úrico

El ácido úrico es una sustancia tóxica que proviene del metabolismo del nitrógeno contenido en las purinas que ingerimos, esta sustancia viaja a través de nuestra sangre hasta los riñones y luego es eliminada a través de la orina. Según la Asociación Médica Americana la concentración normal de ácido úrico en la sangre es de 3,6 a 8,3 mg/dl,  aunque en personas vegetarianas podemos encontrar niveles más bajos de esta sustancia; por el contrario cuando la concentración de la misma se eleva por encima de los niveles normales se dice que sufrimos de “hiperuricemia”, condición considerada como detonante para la enfermedad denominada “gota”.

Hiperirucemia y Gota

La hiperuricemia es el aumento de la concentración ácido úrico en la sangre por encima de los 8mg/dl, las causas pueden ser primarias (altos niveles de purinas) y secundarias (alguna otra enfermedad); el aumento de los niveles de ácido úrico en la sangre es inicialmente asintomático, pero incrementa las posibilidades de desarrollar la enfermedad llamada “gota”.

La gota es producto de un aumento de la concentración muy elevada de ácido úrico en la sangre (hiperuricemia), en esta situación el organismo no es capaz de eliminar los residuos de ácido úrico por la orina, ocasionando que se acumulen en forma de cristales en ciertas articulaciones, lo que se traduce a una precipitación de ácido úrico en forma de cristal en una o más articulaciones; esta afección de las articulaciones puede acabar produciendo una artritis crónica.

Causas de hiperuricemia y gota

Algunos asocian esta afección al estilo de vida y alimentación (excesos alimenticios, consumo de alcohol y sedentarismo); por otro lado se señala que lo que determina el riesgo de sufrir gota o elevación del ácido úrico es principalmente el factor hereditario, lo que se evidencia en que el 1% de la población mundial (y el 5% de las personas mayores de 65 años) tiene el nivel de ácido úrico aumentado, sin haber cometido excesos en cuanto a bebida o comida, lo que significaría que las personas que tienen un familiar con gota o hiperuricemia tendrían mayor riesgo de sufrir la enfermedad, por ello se recomienda que las personas con antecedentes familiares de gota, se realicen un control analítico para determinar los valores de ácido úrico en sangre.

Evolución y tratamiento de la gota

La gota es una enfermedad crónica (dura toda la vida), por ello requiere de un tratamiento regular y de por vida, por el cual se procura evitar al máximo las complicaciones articulares y renales. La base del tratamiento para evitar recaídas y crisis es:

  • El tratamiento médico (fármacos)
  • La dieta
  • El ejercicio.

El paciente de gota debe tener en cuenta que es sumamente importante seguir el tratamiento prescrito por su médico, ya que hoy en día contamos con medicamentos muy eficaces para el control de esta enfermedad. El tratamiento mas antiguo que existe para las crisis de gota es la colchicina, también los AINES y los corticoides pueden utilizarse en las crisis, siempre bajo prescripción facultativa.

Tanto en el tratamiento de la hiperuricemia como de la gota debe seguirse una dieta baja en ácido úrico. También se recomienda beber mucha agua (como mínimo 2 litros al día de agua, zumos o leche).

A continuación veremos una tabla de alimentos permitidos y prohibidos en la dieta contra la gota, así como recomendaciones para una dieta baja en ácido úrico.

Alimentos Prohibidos

Pescado y marisco
(lenguado, sardina, mariscos, anchoas, arenque, caballa)

Vísceras (hígado, riñones, corazón, mollejas)

Carnes (cerdo, cordero, extractos de carne para caldos y sopas (cubitos o preparados)).

Grasas (nata, manteca)

Bebidas con alcohol, café, colas, etc.

Alimentos Restringidos

 

Verduras ricas en purinas (Espinacas, espárragos, setas y champiñones, puerros, coliflor, rábanos)

Algunos Lácteos (natillas, cuajada, leche entera)

Dulces (chocolate, pasteles, tartas, bollería industrial)

Salsas (mayonesa, ajoaceite).

Alimentos Permitidos

 

Verduras y hortalizas (en especial: zanahoria, zapallo, calabaza, zapallito de tronco, remolacha, apio, cebolla, ajo, papa, batata, nabo, berro, pepino, achicoria; especialmente el apio crudo en forma de ensalada)

Cereales y Patatas (pan, trigo, harina, pastas, arroz, patatas)

Carnes (pollo, carnes con poca grasa)

Pescado blanco y huevos

Legumbres (una vez o dos por semana máximo)

Lácteos Desnatados ( queso, yogur, leche)

Frutas (en especial: plátano, uvas, caqui, higos, higos secos, naranja, pomelo, mandarina, limón, sandia, melón)

Beber mucha agua (mínimo 2 litros)

 

Un ejemplo de una dieta contra el ácido úrico sería:

  • Desayuno:
    Un vaso de leche desnatada con cereales o una infusión con unas tostadas con aceite de oliva o mermelada.
  • Almuerzo (a media mañana):
    Una pieza de fruta natural o dos yogures desnatados
  • Comida:
    Patata asada o arroz (tres delicias, con verduritas, etc)
    Pollo a la plancha con lechuga y cebolla
    Macedonia de frutas
  • Merienda:
    Un vaso de leche desnatada y galletas tipo María
  • Cena:
    Puré de zanahori­a y calabací­n
    Tortilla francesa
    Gelatina o yogurt desnatado

L-Arginina

La L- Arginina es un aminoácido elemental para nuestro organismo. A su vez, los aminoácidos son las unidades químicas más simples que componen las proteínas, es decir, las proteínas están compuestas por cadenas de aminoácidos.

  • Propiedades de la L-Arginina

Este aminoácido tiene principalmente un efecto vasodilatador, al convertirse en óxido nítrico por efecto de la enzima óxido-sintetasa; además está involucrado en la síntesis de creatina, poliaminas y el ADN. Tiene la capacidad de reducir el colesterol y estimular la liberación de hormona de crecimiento (Growth Hormone) y también está relacionada con la producción de colágeno. Asimismo la L-Arginina,  igual que la L-carnitina, se le atribuyen funciones potenciadoras del empleo de los ácidos grasos como energía (combustible muscular).

Todas estas características, así como las funciones que desempeña, hacen que la L- Arginina sea muy preciada y sumamente requerida por físico-culturistas, laboratorios de belleza (para la elaboración de cremas antienvejecimiento, entre otras) y sexólogos, dado que la capacidad vasodilatadora de la L- Arginina incrementa la erección del pene. En uso tópico (crema) podría aumentar la excitación, turgencia y erección clitoridianas, favoreciendo el orgasmo en mujeres anorgásmicas.

  • Fuentes alimenticias de la L-Arginina

La L-Arginina, se encuentra de forma natural en la gran mayoría de productos del mar, pescados, marisco, crustáceos, grandes mamíferos acuáticos como las ballenas. Hoy en día existen laboratorios que elaboran un aceite con ella, ese aceite es muy demandado por diversas marcas cosméticas por su alto contenido en l-arginina. Sin embargo la fuente más importante de L-Arginina es el aceite de oliva crudo, la L-Arginina es termosensible por lo que si usamos el aceite para freír, este aminoácido se destruye.

  • Suplementación con L-Arginina 

La L- Arginina también se comercializa en forma de cápsulas o comprimidos.

Como siempre recordamos que esta información es meramente orientativa y que no se deben tomar fármacos sin la autorización de su médico.