Ir a la compra estando a dieta no tiene por qué convertirse en una tortura.

La idea es elegir los alimentos que pueden contribuir a tu objetivo de perder peso y cambiar hábitos, y olvidarte de las tentaciones.

Te damos las claves para hacer una buena compra cuando quieres adelgazar.

Elegir y comprar bien es el primer paso para lograr una mejor alimentación. ¿Cómo llenar el carro cuando queremos comer mejor?

Lo que no puede faltar en tu compra

Busca productos frescos: los básicos. Son fundamentales en una dieta completa y equilibrada. Vegetales, pescado, carne, huevos… Por supuesto, el pescado o la verdura congelada son una opción igualmente válida.

Detente en la frutería: déjate seducir por las frutas y verduras de temporada, que están en su mejor momento y presentan la mejor relación calidad/precio. Atrévete con nuevas variedades y deja que aporten sabor, color y nutrientes a tus platos.

Opta por lo integral: incrementar el consumo de fibra te ayudará a luchar contra el estreñimiento. Además de las frutas y hortalizas, debes consumir cereales integrales, así que elige pan, arroz o pasta integral. Lo notarás.

Compra frutos secos: Almendras, nueces, avellanas… frutos secos naturales (no fritos, tostados o salados) son una buena opción para los tentempiés de media mañana, fuente de nutrientes básicos para nuestro organismo y saciante. Pero eso sí: no hay que pasar de los 30 g diarios.

Usa condimentos: compra especias, hierbas aromáticas… te ayudaran a variar tu dieta, descubrir nuevos sabores, potenciar el gusto de las preparaciones más sencillas y, muy importante, a reducir la sal.

Y lo que sobra en tu cesta

Hay algunos productos de los que más vale olvidarse si queremos adelgazar. Es el caso de los platos preparados, salsas, etc. que suelen ser ricos en sal y grasas saturadas. También la bollería, dulces y postres industriales.

Nada de refrescos con azúcar. Las versiones light de estas bebidas, aunque no aportan calorías, su lista de aditivos es más larga (mejor zumos naturales, agua, una infusión…). Y olvídate de las bebidas alcohólicas.

De hecho, más vale que no te fíes sin más de las versiones light de muchos productos:

  • Algunos alimentos light, aun teniendo un 30% menos que el original, siguen teniendo muchas calorías.
  • Con este tipo de productos, la tentación de comer más con la excusa de que son light es un riesgo real: cuidado! Lo mejor es leer bien el apartado energía o valor energético, y claro, en grasas, azúcares: así sabrás cómo se ha hecho la reducción calórica.

5 consejos que te ayudarán a comprar bien

  • Elabora una lista cerrada, evitarás tentaciones.
  • Haz la compra con el estómago lleno: el hambre no dirigirá tus decisiones.
  • Lee la lista de ingredientes de los productos que vayas a comprar: cuanto más corta y menos aditivos mejor. También es importante poder identificar el origen de las grasas vegetales.
  • Compara la información nutricional de los productos. No te quedes en los reclamos “sin azúcares añadidos” o “light”, asegúrate que la reducción en azúcares o calórica es real y no va en detrimento de una peor composición nutricional (más grasas saturadas) o una lista de aditivos interminable.
  • ¿Te has planteado ir a hacer la compra andando o en bici? Es una forma de aumentar la actividad física. Y si el volumen de la compra es muy grande, puedes pedir que te la lleven a casa….

 

 

 

 

 

Fuente: Aquí

The following two tabs change content below.

Nutricionista

Latest posts by Nutricionista (see all)