Dieta en la tercera edad

Conocida como tercera edad o vejez, ésta es una etapa en la vida del ser humano, que, según convenciones internacionales, empieza a la edad de 65 años y viene acompañada de muchos problemas físicos, psíquicos y sociales que derivan de cambios biológicos; debido a lo cual la persona mayor aumenta el riesgo de desnutrición y en ocasiones al desarrollo de enfermedades.dieta en la tercera edad

Es por ello que en esta oportunidad nos ocuparemos de la importancia de una buena y adecuada alimentación que contribuya a mejorar la calidad de vida de nuestros mayores, ofreciendo además algunas recomendaciones físicas y consejos nutricionales.

Cambios que inciden en la nutrición de las personas mayores

Durante esta etapa de sus vidas, las personas mayores se enfrentan a una serie de cambios que afectan su estilo de vida, nutricional y de salud. Algunos de los cambios físicos son: la disminución de la actividad física, disminución de la masa muscular, aumento del porcentaje de grasa, debilidad ósea, disminución de agua corporal, cambios en el gusto, olfato y oído, disminución de la capacidad para digerir y absorber nutrientes, disminución de piezas dentales, hipertensión arterial, excesiva pérdida de electrólitos en la orina, etc.

Entre los cambios psíquicos y sociales tenemos el aislamiento y la depresión.

Ya que todos estos cambios repercuten de manera directa en la calidad de vida de las personas mayores, se debe poner especial interés en la alimentación de la persona, modificando su dieta y estilo de vida para poder compensar sus carencias nutricionales y disminuir los riesgos de adquirir trastornos derivados de una mala alimentación.

Recomendaciones Físicas. Una buena alimentación, así como el descanso el sueño adecuado ejercicios suaves y participación en actividades sociales constituyen medidas preventivas para retardar el envejecimiento Durante esta etapa se deben realizar actividades físicas de poco esfuerzo como caminar, subir o bajar escaleras, bicicleta, natación, baile, Tai Chi Chuan, yoga, aeróbicos de bajo impacto, etc.

La hidrogimnasia (gimnasia en el agua o piscina) se realiza para aliviar dolores lumbares, mejorar los movimientos articulares, ayudar a sostener el peso corporal, ayudar a la rehabilitación de lesiones musculares, mejorar los síntomas de la osteoporosis, etc.

Realizar ejercicios suaves que fortalezcan y aumenten la masa muscular, mejoran el equilibrio, evitan los efectos de la descalcificación, disminuyen el riesgo de enfermedades cardiovasculares, modifican el estilo de vida e incrementan el desarrollo de actividades cotidianas y laborales.dieta en la tercera edadSe recomiendan realizar actividades intelectuales y sociales como, juegos de dominó, ajedrez, cartas, entre otros, ya que estos ayudan a mejorar el bienestar social y psíquico, y el estado de ánimo, disminuyendo la depresión y la ansiedad.

Recomendaciones Dietéticas.

Antes de cualquier recomendación dietética, es importante conocer el peso ideal de las personas mayores de 65 años, obteniendo su Índice de Masa Corporal (IMC): IMC (Peso en Kg /altura en m2) para personas de más de 65 años:

  • Estadística.-    IMC
  • Peso ideal.-  24 – 29
  • Desnutrición.- 17 – 19
  • Desnutrición moderada.- 16 – 16,9
  • Desnutrición grave.-  < 16

Para lograr una buena nutrición, adaptándose a las necesidades dietéticas de las personas mayores en relación con la actividad física y algunas situaciones especiales, se recomienda lo siguiente:

  • Consumir preferentemente carnes blancas como pollo o pescado.
  • Consumir leche, frutas, legumbres y verduras
  • Disminuir el consumo de azúcar y dulces elaborados.
  • Evitar consumir de alimentos precocinados, congelados, fritos.
  • Cocinar a la plancha, hervido, asado, etc.
  • Evitar el consumo de todo tipo de grasas de origen animal como la mayonesa, mantequilla o tocino; aumentando el consumo del de origen vegetal como el aceite de oliva.
  • Evitar consumir alimentos muy salados o condimentados.
  • Evitar el consumo excesivo de gaseosas, café y picante.
  • Consumir abundantes líquidos (2 litros por día) como zumos, sopas o jugos naturales para asegurar su adecuada hidratación. Sobre todo, en verano para evitar la deshidratación.
  • Se debe fraccionar los alimentos en 4 o 5 comidas diarias, siendo la última más ligera. Un elemento importante en la dieta de los ancianos, es el consumo de hierro, siendo lo recomendado entre 10 – 15 mg por día.
The following two tabs change content below.

Nutricionista

Latest posts by Nutricionista (see all)