Con la llegada de las fiestas Navideñas, una de las prácticas más habituales, es practicar el ayuno ocasional, después de ingerir gran cantidad de comida.Llegado este momento, una pregunta que todos nos hacemos, es:

¿Realmente es una buena solución?

El Ayuno ocasional

En muchas ocasiones, una práctica muy generalizada por todas las personas es dejar de comer durante un espacio de tiempo.

Pero, es cierto que esta no es la opción más beneficiosa para nosotros.

Se han realizado muchos estudios que fundamentan la práctica de ayunos intermitentes, en la mejora de nuestra salud, ya que existe de esta forma una disminución del peso corporal, nuestro porcentaje de grasa, disminución de los triglicéridos, el colesterol LDL se reduce en cierta medida, así como nuestra presión arterial.

Pero, por otro lado, los periodos de ayuno condicionan otras obligaciones por nuestra parte, ya que el ayuno ocasional podría ser saludable si nuestro patrón alimentario también lo fuese.

Es muy importante, que estos periodos de ayunos siempre estén supervisados por un profesional, debiendo realizarse, solo en periodos cortos he intermitentes, ya que su práctica, viene precedida de unos excesos en la comida y el posterior ayuno no debe prolongarse en el tiempo. Practicar el ayuno después del exceso de una gran comida, podría ser una buena práctica, siempre que podamos llevar unos buenos hábitos alimenticios.

La comida es la clave

Cuando se acercan fechas señaladas y estamos seguros de que nuestra ingesta alimentaria va ser mayor de lo habitual, nuestra recomendación, es que nos preparemos antes, debiendo de llevar una alimentación saludable.

Ciertos patrones, marcan la forma en la es considerada una alimentación saludable, pero muchos se preguntan; “que se entiende por alimentación saludable”.El Ayuno ocasional

Bueno, entendemos que es aquella que no engloba los alimentos procesados, incluyendo en nuestras comidas, todos los alimentos más naturales posibles.

Algunos consejos pueden ser:

Deberemos de consumir;

  • Al menos, unas 3 piezas de fruta entera al día (siempre será mejor que tomarlo en zumo, como sabemos la fruta nos saciará más y aportar mayor contenido de fibra)
  • Incorporar a nuestra dieta,  2 raciones diarias de verduras y hortalizas, recomendable es que cubran el 50% de nuestra dieta diaria.
  • Incluiremos alimentos integrales como; cereales, pastas y pan, evitando las harinas refinadas.

Es importante que las legumbres, los lácteos no azucarados, los frutos secos, el pescado, los huevos, la carne de ave y carne magra, los tubérculos y los aceites vírgenes formen parte siempre de nuestra alimentación.

Por otro lado, aderezáremos nuestros platos con hierbas y especias, siendo una buena forma de alegrar nuestros platos.

Como sabemos la ingesta de agua, fueras de las comidas, deberá ser abundante y generosa, añadiendo adicionalmente con infusiones o café sin endulzarlos.

Evitaremos a toda consta los refrescos y bebidas azucaradas, de igual forma, los alimentos ultra-procesados, como; la bollería industrial, galletas, panes de harina refinada, lácteos, zumos preparados, carnes procesadas, salsas azucaradas y aquellas comidas preparadas o precocinadas.

“Recordemos tener presente, que los excesos en las fiestas o fechas señaladas deben de ser puntuales, de lo contrario, suelen echarnos por tierra, los esfuerzos realizados durante todo el año”

La Actividad

Es necesario saber que además de nuestra alimentación, es necesario llevar un estilo de vida activa, en la que la realización de actividad física acorde a nuestros gustos y posibilidades debe formar parte de nuestra tarea diaria, así como el aprovechamiento del mismo, a la hora de subir o bajar escalera, ir andando a los lugares en vez de utilizar vehículo, evitando periodos largos sentados.

Todo esto, nos servirá de gran ayuda, para que, junto con nuestra alimentación, nos ayude a poder combatir los excesos en esas fechas tan señaladas.

Recordar que la clave de todo no está en aquellos momentos de celebración puntuales, sino en los hábitos de vida que nosotros llevemos el resto de nuestros días.

En nuestro deseo de poder ayudaros, os proponemos un plan alimenticio saludable, para que en aquellos momentos de celebración lo podáis llevar a cabo y compartir con vuestros familiares o amigos.

Menú

Entrantes a compartir:

  1. Tabla de quesos variados.
  2. Variado de mariscos.
  3. Verduras a la plancha, con paté de garbanzo o lenteja.
  4. Variado de aceitunas.
  5. Tostada con tomate, queso de untar, anchoas, boquerones.

De 1º plato (individual)

Ensalada al gusto / crema de verduras / vaso de gazpacho.

Opción 1ª Salmón ahumado, ensalada con kale con piña troceada y cebolla tierna.

Opción 2ª Ensalada con lechuga (al gusto) zanahoria, granada, nueces y queso de cabra.

De 2º plato (individual)

Carne roja o pescado blanco con verduras a la plancha.

Opción 1ª Merluza al horno con cebolla y ajos tiernos.

Guarnición de espárragos trigueros y patatas asadas.

Opción 2ª Solomillo de pollo o pavo, son salsa al gusto.

Guarnición de verduras o champiñones.

Postre (a compartir)

  1. Sorbete de fruta sin azúcar.
  2. Chocolate o turrón sin azucares.
  3. Frutos secos, de 30 a 40 gr.
  4. Macedonia de frutas con nata sin azúcar.

El Ayuno ocasional

The following two tabs change content below.

Nutricionista

Latest posts by Nutricionista (see all)