El VIH y su dieta

En este post intentaremos explicaros de una forma muy cercana que es el VIH (Virus de Inmunodeficiencia Humana) este virus causa la muerte o daño de las células del sistema inmunológico del organismo, de forma que debilitan las defensas de nuestro cuerpo, haciendo que el ser humano no pueda recuperarse, ayudando a que cualquier resfriado pueda ser fatal.

El VIH y su dietaPor otra parte el SIDA (llamado; Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida) es causado por el VIH y es el estado más complicado de la infección, en esta etapa, aparecen síntomas de enfermedades denominadas “marcadores” las cuales indican el avance o estado que ya posee la infección y lo implicado que ya se encuentra el sistema inmunitario.

El VIH y su dietaNo obstante, debemos de tener muy claro que tener el VIH no implica necesariamente tener SIDA, o sea ser VIH positivo significa que está expuesto al virus, pero por el contrario no es necesario que se desarrolle la enfermedad en nuestro organismo, se considera que la persona presenta un cuadro de dicha enfermedad cuando su nivel de linfocitos (glóbulos blancos) TCD4 desciende a menos de 200 células por mililitro de sangre, originándose el estado de inmunodeficiencia en el que el organismo se vuelve incapaz de combatir infecciones que normalmente habría podido evitar. Muchas personas que son portadoras de este virus, pueden no presentar síntomas durante mucho tiempo, llamados portadores asintomáticos.

El VIH se transmite de una persona a otra por medio del contacto; bien de sangre a sangre o por vía sexual, asimismo una mujer embarazada infectada, también puede pasar el VIH a su bebé durante el embarazo o el parto, al igual que al amamantar o dar pecho.

Decir, que en la actualidad gracias a los avances médicos, las El VIH y su dietapersonas con VIH pueden vivir de forma saludable, siempre que dicho virus se detecte a tiempo, de lo contrario el sistema inmunitario podría verse verdaderamente afectado desarrollándose posteriormente el SIDA siendo propenso a contraer enfermedades por hongos, bacterias, parásitos y otros virus que en condiciones normales de salud, no provocarían ninguna complicación.

Los síntomas dentro de cada cuadro podrían ser diversos, algo que no delataría al portador de virus VIH hasta que puedan pasar años, sin que se produzcan síntomas evidentes. Sin embargo, cuando una persona ha sido infectada, existen señales de esto, entre otros pude haber inflamaciones de los ganglios, así como signos de gripe. En cambio, cuando una persona tiene SIDA surgen síntomas como: episodios de fiebre, escalofríos, sudores (normalmente durante la noche) ganglios linfáticos inflamados, debilidad muscular, perdida del peso, siendo estas casi imposibles de revertir.

Ambos cuadros o síntomas pueden alertar a la persona que lo sufre, pudiendo determinar mediante una muestra de sangre si es portadora del VIH, en cambio el SIDA precisa de un conteo de células inmunes, siendo este un proceso más largo y costoso.

La importancia de una alimentación equilibrada

Una buena nutrición es primordial para las personas infectadas por el VIH; no obstante, ya que la atención ha sido centrada en el tratamiento farmacológico y clínico, no se le ha dado la importancia que merece. Por ello es importante saber que en las diferentes etapas de la infección por el VIH aumenta de manera considerable el riesgo de malnutrición y la dieta repercute tanto en la digestión como en el aprovechamiento de los alimentos, jugando un papel importantísimo en el tratamiento de la enfermedad. Si bien una buena nutrición no tiene relación positiva en la prevención del VIH ni en la curación del SIDA, pero sí ayuda al organismo a resistir los efectos de la enfermedad y a retrasar el desarrollo de la misma.

Es importante que tengamos presente la relación entre una buena nutrición y como ello mejora en la calidad de vida de las personas portadoras con el VIH, es por ello que en este artículo daremos recomendaciones nutricionales para conservar el estado nutricional, acelerar la recuperación de posibles infecciones y mejorar la tolerancia a algunos medicamentos.

Recomendaciones nutricionales y el VIH

Como ya sabemos todos, para la vida del ser humano es primordial mantener una buena nutrición, más aún cuando podemos ser portadores del virus VIH ya que la dieta cumple un papel importantísimo, ayudando entre otras cosas vitales a mantener un apropiado peso corporal, y a favorecer ciertos procesos como son:

  • Asimilar mejor el tratamiento farmacológico.
  • Evitar la desnutrición
  • Ayudar al refuerzo del sistema inmunitario
  • Colaborar en la construcción y reparación de células y tejidos del organismo.

Para cumplir con este importante papel de la dieta, las personas portadoras con VIH deben consumir muchas proteínas y carbohidratos, y regular el consumo de grasas.

Proteínas (Pescado, carnes, nueces, frijoles, aves, huevos, etc.)

Nos ayudan en el crecimiento y en la reparación de las células y en la formación de anticuerpos.
Carbohidratos (Hidratos de carbono) (Pan, papas, cereales, arroz y pastas) Nos proporcionan energía y es de fácil asimilación.
Grasas (Nueces, semillas, y aceite de oliva) Nos proporcionan energía de reserva, se recomienda no exceder el consumo de grasas, además de consumir las grasas no saturadas (nueces, semillas, y aceite de oliva) mientras que no se recomienda las grasas no saturadas (mantequilla y productos animales)
Vitaminas (vitamina A, complejo B, vitamina C, D, E y K) Nos ayudan como reguladores de diversos procesos metabólicos, éstas se encuentran en sustancias químicas imprescindibles para el funcionamiento del nuestro organismo.

Minerales (Calcio, Fósforo, Magnesio, Hierro, Zinc, Yodo, Selenio, Cobre, Manganeso, Fluoruro, Cromo y Molibdeno)

Nos ayudan a metabolizar las grasas, las vitaminas y los carbohidratos.
Agua

Nos ayudan a disminuir los efectos secundarios de los medicamentos.

 Asimismo, debes tener en cuenta las siguientes recomendaciones:

  • No consumir alimentos que no estén bien lavados, para evitar posibles infecciones estomacales.
  • Lavarse bien las manos antes de comer y mantener una adecuada higiene corporal y bucal.
  • Evitar consumir huevos crudos o mal cocinados.
  • Evitar consumir alimentos guardados o productos expirados
  • Consumir preferentemente agua embotellada.

Aquí tenemos un ejemplo de menú que nos serviré de guía, sabiendo que podemos hacer todas las combinaciones que se nos ocurran usando las verduras, carnes, pescado, lácteos, huevos, etc.

Desayuno A media mañana Comida Merienda Cena
Te con leche, Café con leche

Galletas, cereales o tostadas

1 zumo natural

1 yogur

Ensalada (lechuga, tomate, maíz, atún)

Merluza con patatas hervidas o asadas

1 merengue casero

(Batir 2 claras de huevo a punto de nieve, añadir edulcorante y un toque de canela)

Sopa de verduras.

Pollo asado

1 yogur

The following two tabs change content below.

Nutricionista

Latest posts by Nutricionista (see all)