¿Ellos comen bien?

Esta y otras preguntas, son aquellas que muchos padres se plantean cada día cuando ven a sus hijos comer.

Leer e informarse para tener unos mínimos conocimientos de los alimentos, así, como de las buenas costumbres a las que debemos acostumbrar a nuestros descendientes, serán indispensables para su normal desarrollo.

Este hecho, nos lleva a la deducción de que si los padres comen bien la probabilidad de que nuestros hijos también lo hagan aumenta considerablemente.¿Ellos comen bien?

Un ejemplo claro, va relacionado con un anuncio publicitario de TV, aunque existen varios (el cual no facilitamos, por publicidad).

Se puede asemejar a lo que os estamos contando, ya que en éste anuncio, los protagonistas se encontraban desayunando de una forma saludable, mientras leían y comentaban entre ellos, fomentando de esta forma dichos hábitos en presencia de los menores.

Dicho esto, hemos aprovechado el ejemplo, para comentarles la importancia de los mensajes visuales que nuestros hijos perciben.

Bien cuando nos ven practicar determinados patrones de alimentación y/o comportamientos, en nuestro estilo de vida.

En muchas ocasiones, hemos oído como nosotros mismos u otros padres, les dicen a sus hijos que deben comer de un determinado alimento, como fruta, verdura, etc.

Todo ello sin llegar a darnos cuenta de que nosotros mismos no lo cumplimos.

De igual forma, les insistimos en la importancia del desayuno por la mañana y en infinidad de ocasiones solemos salir de casa sin sentarnos a degustar la comida más importante del día.

Por lo que mantener un patrón y unas costumbres de vida, obligará a que nosotros mismos y nuestros hijos también la cumplan.

Muchísimos padres les preocupa el sobrepeso de sus hijos, cuando somos nosotros quienes no adecuamos el nuestro.

Se les obliga en muchos casos a que se coman ese puré de verduras, cuando nosotros estamos degustando otra cosa.

Si nos paramos a reflexionar por un momento estas cuestiones, observaremos que en la mayoría de los casos sucede de esta manera.

Debemos saber que les estamos mandando a ¿Ellos comen bien?nuestros hijos dos mensajes contradictorios:

uno de palabra y otro con el ejemplo, considerando el ejemplo como el más importante frente al otro.

Como en muchas circunstancias de la vida;

“los mensajes del ejemplo suelen ser mucho más poderosos que largas reflexiones y eternas matracas a cerca de lo necesario o conveniente que es comer de un determinado alimento o mantener un concreto hábito o estilo de vida”.

Diversos estudios han constatado dichos comportamientos humanos asociados a preferencias alimentarias;

“Estos provienen de los adultos los cuales ejercen un papel importantísimo en el desarrollo de las predilecciones alimentarias de los más pequeños”.

Es necesario que para que nuestros menores adquieran unos adecuados hábitos alimenticios, comencemos por empezar nosotros mismos, adoptando una buena actitud mientras los realizamos.

The following two tabs change content below.

Nutricionista