Qué podemos comer entre horas

En este artículo os queremos ayudar en el camino para conseguir adelgazar y cumplir vuestros objetivos, pero antes de avanzar, queremos haceros hincapié en la primera norma fundamental que de ser posible es recomendable no infringir, siempre en la medida que nuestro tipo de vida y hábitos nos permitan.

Haciendo referencia sin más, a que; nunca debemos pasar o sentirlo durante un largo espacio de tiempo, o sea; no debe llegar a producirse esa sensación imperiosa de sentirnos hambrientos.

Más adelante, os explicaremos porqué motivo esto no es recomendable.

Qué podemos comer entre horas

Por otro lado, es completamente normal que tras levantarnos temprano por la mañana y haber desayunado, podamos sentir hambre en el transcurso de ella o que a media tarde, habiendo incluso almorzado lo suficiente, nos provoque sensación de hambre y tengamos la necesidad de picar algo.

Tradicionalmente, son tres las comidas principales del día: desayuno, comida y cena; pero resulta que, de acuerdo con nuestro estilo de vida, trabajo y/o actividades que desarrollamos, nuestro cuerpo puede demandarnos más alimentos para recargar energías y continuar con el desempeño de dichas actividades.

Dicho esto, a muchos de vosotros lo que les preocupa es que esas comidas entre horas puedan resultar siendo las causantes de un aumento de peso no deseado, por este motivo es muy importante que nos preocupemos en averiguar que tipo de alimento es el mas idóneo en cada caso, así como la repercusión que tendrá en nuestro organismo según el momento.

En relación a lo dicho, debes saber que según diversos estudios, los expertos, han determinado que  hacer dos comidas entre horas (una a media  mañana y otra a media tarde) no conduce a un aumento de peso, si no por el contrario resulta recomendable para mantener activo el metabolismo e incrementar el gasto calórico, siempre que se coma en la medida necesaria y optemos preferiblemente por alimentos como; frutas, verduras, yogures o zumos y evitando como no el dulce, salado o  aquellos con mucha grasa.

Debes tener en cuenta que lo importante no es la cantidad de calorías que ingieres a lo largo del día, sea en tres o cinco comidas, lo que importará finalmente es el total de calorías ingeridas y el nivel de actividad diario que tengas. Otro punto importante es saber repartir las cantidad de calorías a lo largo del día, lo recomendable es 25 % al desayuno, un 35 % en la comida y entre un 25 y 30 % a la cena. El resto (10 a 15 %) quedaría para las comidas de media mañana y media tarde.

En referencia al apartado inicial de nuestro articulo, aclaremos el motivo por el cual no debemos pasar largos periodos de tiempo sin ingerir ningún alimento, ya que si nuestro objetivo es lucir una buena silueta y tener un peso corporal optimo, deberemos de regular nuestra ingesta alimentaria de forma escalonada a lo largo del día, ya que por el contrario, cuando en estos periodos de tiempo no alimentamos a nuestro cuerpo, está comprobado científicamente que el organismo pasa a un estado de conservación calórica, intentando regular nuestro metabolismo para que consuma las mínimas calorías, pretendiendo de esta forma conservar toda la grasa posible almacenada en nuestro cuerpo para utilizarla como fuente de energía.

Por otro lado, deciros que de esta misión se encarga nuestra glándula tiroidea, que es la reina por excelencia en la regulación de todo nuestro metabolismo, ordenando cuando y como se regula.

Algunos alimentos que puedes incluir durante el día.

Qué podemos comer entre horas

Aquí tienes algunos de los alimentos que puedes comer entre horas, siempre con moderación como hemos explicado anteriormente, estos pueden ser:

  • Barritas de cereales tipo muesli o proteicas.
  • Tortita de arroz sin sal.
  • Fruta fresca.
  • Tortilla de claras.
  • Galletas integrales, sin azucares.
  • Batido de proteínas.
  • Cereal integrales, sin azúcar.
  • Yogures y natillas, yogures líquidos desnatados y edulcorados, tipo, bio, de soja, etc.
  • Frutas deshidratadas. Piña, plátano, fresa, manzana, pera, pasas, ciruelas, papaya, piña.
  • Frutos secos como almendras, pasas,  avellanas y nueces peladas.
  • Zumos bajos en calorías y sin azucares: de naranja, manzana, piña, zanahoria, algunas frutas exóticas, etc.
  • Jugos energéticos: si vas a hacer algún esfuerzo físico, añádele a la fruta leche, un yogur o un poco de helado (sólo si no estás a dieta).
The following two tabs change content below.

Nutricionista