El sol y los betacarotenos

Como sabemos, el betacaroteno es un precursor de la vitamina A que se encuentra en su mayoría en frutas y verduras como las zanahorias y las calabazas. Sus propiedades antioxidantes neutralizan la acción de los radicales libres producidos en gran parte por los rayos ultravioletas cuando nos exponemos al sol y permiten que la piel pueda broncearse sin sufrir cierto peligro.

El sol y los betacarotenos

Los radicales libres son moléculas que ha perdido un electrón, vagando desparejadas, produciendo la oxidación de las células en su camino de unirse a otros, causando en este proceso el acortamiento de su vida y favoreciendo en algunos casos la aparición de posibles tumores.

Debemos de asumir, que no es posible evitar su aparición, ya que son efectos de nuestra propia respiración celular, pero lo que si podemos es intentar contrarrestarlos con la ayuda de antioxidantes como son los betacarotenos. Por otro lado el consumo de betacaroteno no impide por sí solo las quemaduras solares, pero muchos especialistas reconocen que ayudan a proteger nuestra piel al exponernos a agentes externos como el sol. Desde el punto de vista dermatológico, el betacaronteno actúa como una fotoprotector interno, ya que tiene la virtud de  absorber los rayos ultravioleta en ligeras dosis.


Como hemos dicho anteriormente los betacarotenos se encuentran en frutas y verduras mayoritariamente en los de color rojizo, anaranjado y amarillo. La mejor forma de poder obtener sus beneficios es a través de la alimentación, llevando una buena dieta donde incluyamos todos estos alimentos.

Ahora bien, cuando por la vía de la alimentación no se consiguen los El sol y los betacarotenosniveles de betacarotenos aceptados, recomendamos su ingesta de forma de suplemento, ya que en periodos del año donde la exposición al sol es mayor, la dosis debería ser mayor y en ocasiones no es suficiente con la alimentación, ya que debido al tipo de vida que llevamos, muchas veces debemos recurrir a suplementos vitamínicos.

Recientemente, un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Heinrich-Heine, de Dusseldorf, en Alemania, ha revelado que la ingesta de suplementos vitamínicos de betacaroteno y vitaminas del grupo E no sólo disminuye la sensibilidad hacia los rayos solares, sino que también el riesgo de sufrir lesiones relacionadas con el impacto del sol, como el eritema solar, el melanoma y demás lesiones cutáneas que puedan desembocar en un cáncer de piel.

The following two tabs change content below.

Nutricionista