Cómo adelgazar según la edad

Cómo adelgazar según la edad

Cómo adelgazar según la edad

Muchas veces, no sabemos muy bien como, pero con los años, nuestro metabolismo se ralentiza y el cuerpo va experimentando una serie de cambios.

Casi sin darnos cuenta, nuestra fisonomía adopta una forma más redondeada, otros aspectos como los hormonales pueden influir también en estos cambios.

Debido a este hecho, tendremos que plantearnos emprender una lucha o batalla antikilos.

Toma nota de todo lo que puedes hacer para sentirte mejor contigo mismo/a y lucir una silueta más estilizada.Cómo adelgazar según la edad

En ocasiones, la tendencia a ganar o perder peso en las mujeres, depende de los vaivenes hormonales y del metabolismo basal, una especie de termostato interno que regula la energía que gasta nuestro cuerpo para realizar funciones vitales como respirar, mantener la temperatura corporal, bombear la sangre, hacer la digestión de los alimentos que ingerimos, etc. La razón principal por la que comiendo más o menos lo mismo siempre, ganamos kilos con los años es porque, a partir de los aproximadamente 25 años, el metabolismo se vuelve más lento. Según los expertos, cada década que transcurre, nuestro cuerpo consume entre un 3-5 % menos de energía. No hay una forma exacta de controlar nuestras caprichosas hormonas, pero por suerte, si nos preocupamos por entender cómo funciona nuestro metabolismo y por llevar una dieta, podremos activarlo de forma que logremos adelgazar y perder esos kilos de más. Te explicamos cómo:


1.- No existe una edad exacta, pero entre los 25 y los 35 años deberemos de inculcarnos a nosotros mismos un poco de disciplina, saltarse las comidas o estar más de 4 ó 5 horas, activa en nuestro organismo el modo ahorro de energía, lo que disminuye el gasto metabólico, y además, aumenta el riesgo de asaltar el frigorífico.

Para que esto no suceda, acostúmbrate a realizar como mínimo tres comidas principales –desayuno, comida y cena- y un tentempié ligero a media mañana y otro a media tarde. Con relación a lo expuesto, estableceremos varios puntos importantes a tener en cuenta:

  • Planifica tu compra.

Intenta sacar tiempo para hacer la compra, procura ceñirte a una lista cerrada de alimentos, de ser posible que sean frescos, y llena tu despensa de alimentos sanos, huye de los precocinados, los de mayor contenido en grasa y en sal, y evita las comidas frente a la TV porque sin darnos cuenta, comerás más de la cuenta.

  • Ordena tu alimentación.

Evita el consumo de dulces, procura que los lácteos que tomes sean desnatados (sin lactosa) o semidesnatados, haciendo un hueco en tu dieta a las ensaladas y a la fruta, observaras como te resultará más fácil deshacerte poco a poco de algún kilo de más.

  • Mucho ojo con el alcohol.

Llevar una vida social a estas edades es muy intensa, por lo que antes de pedir una segunda copa, recuerda que el alcohol aporta aproximadamente unas 7 Kcal. por cada gramo, casi tanto como las grasas (9 Kcal). Por otro lado, es importante qué sepas, que las bebidas alcohólicas aumentan la retención de líquidos.

  • La práctica de ejercicio.

Este punto es uno de los más relevantes, ya que para obtener una óptima salud y un buen estado físico, deberemos de practicarlo a lo largo de toda nuestra vida. Algo que muchas mujeres no consideran, es que a partir de los 30 años las mujeres sedentarias pierden casi una media de 1,5 kg de músculo cada 10 años, algo que en el hombre no ocurre de igual forma. Para frenar este proceso y multiplicar los resultados de la dieta de control de peso, debes de intentar practicar ejercicio en tu tiempo libre.


2.- Por otro lado, cuando llegamos cerca de los 35 a los 45 años, además de las anteriormente expuesto, deberemos tener en cuenta otras consideraciones, como;

  • Mantenerse activo.

Sabemos que llevar una vida sedentaria, realizar repetidas comilonas, y la falta de tiempo para hacer deporte, comenzaran a pasarnos factura. En esta etapa, no sólo es más fácil ganar peso sino que también cuesta más esfuerzo perder esos kilos que sobran. De ahí la necesidad de aprovechar cualquier momento para mover las extremidades; por lo que intenta caminar aproximadamente una hora al día, sube todas la escaleras que encuentres en tu camino y planea para el tiempo libre excursiones, paseos en bici, o circuitos turísticos.

  • Mejora la dieta.

Tanto la grasa de los dulces, como; la bollería industrial, las harinas refinadas, las salsas, los embutidos, el queso, los fritos, etc. te engordaran ahora más que antes. La mejor forma de recuperar tu silueta es pasándote a las bebidas “light” o sin azucares y a los alimentos desnatados y aumentando, asimismo, la ingesta de vegetales -crudos, al vapor o al horno-.

  • Aumenta las proteínas.

El pescado es un buen alimento (el blanco contiene menos porcentaje de de grasa que el azul), la carne magra o los huevos deberían estar presentes en cada comida principal. La razón es simple: para ser digeridas, las proteínas requieren un mayor gasto de energía que otros macronutrientes como los hidratos de carbono y las grasas, y, además, resultan más saciantes.

  • Come menos que tu pareja.

Por lo general, el hombre resiste mejor los extras calóricos que la mujer, debido a su mayor proporción de masa muscular y su altura. Una buena costumbre es utilizar platos más pequeños, de forma que tus raciones sean más reducidas que las de él.

  • Tus aliados.

Para activar el metabolismo, existen varias técnicas, una forma saludable sería tomar de una a tres tazas de té rojo a verde al día e introducir en tu dieta algas en la preparación de las ensaladas, caldos, etc.


Como ya hemos establecido anteriormente una franja de edades, en cuanto a las costumbres y actitudes que debemos llevar, llegaremos a otra etapa de nuestra vida, en la cual, aun somos lo suficientemente jóvenes para marcarnos muchos retos y seguir dando lo mejor de nosotros mismos, por lo que a partir de los 45 o 50 en adelante, debemos de tener claro que la práctica de deporte rejuvenece.

Es tan importante este apunte, que los expertos argumentan que mantener un aspecto jovial depende un 25% de los genes y un 75% de los hábitos de vida que llevemos. A partir de esta edad, resulta ideal combinar el ejercicio cardiovascular, como; nadar, correr, bailar, ir en bici, etc. que activan la quema de grasas, con el de la fuerza (como las pesas), que te ayudará a ganar masa muscular y definición de los músculos.

Una buena costumbre que debemos adquirir, es cenar pronto y poca cantidad, ya que por las mañanas nuestro metabolismo quema más calorías que por la noche. Por esta razón, convendría seguir la máxima que aconseja:

“Desayunar como un rey, comer como un príncipe y cenar como un mendigo”

Alimentos que alteran el sabor de la leche materna

Alimentos que alteran el sabor de la leche materna

Alimentos que alteran el sabor de la leche materna

Hablaremos en este caso, de los alimentos que alteran el sabor de la leche materna, ya que una de las inquietudes que tiene la gran mayoría de madres, sobre todo primerizas, es si los alimentos que comen pueden afectar de una u otra forma a su bebé, por ejemplo alterando el sabor de la leche materna. Esta inquietud tiene una respuesta y es que efectivamente existen algunos alimentos que modifican el sabor de la leche materna, haciéndola en algún caso desagradable para el bebé. Sucede que existen algunos alimentos que en su composición contienen sustancias volátiles que pasan con facilidad del tracto digestivo al torrente sanguíneo y posteriormente a la leche, llegando a modificar el sabor de la misma.

Alimentos que alteran el sabor de la leche materna

Algunos de estos alimentos son:

  • El ajo.
  • La cebolla.
  • La col.
  • El apio.
  • Los pimientos.
  • Los espárragos, entre otros.

Lo que debe quedar claro es que estos alimentos no son en sí malos o nocivos para el bebé, tampoco alteran la composición de la leche restando propiedades, lo que ocurre es que al alterar el sabor de la leche podría, pudiendo suceder que el bebé rechace la toma, algo que no necesariamente sucederá.

Alimentos que alteran el sabor de la leche maternaA tal respecto, algunos pediatras opinan que esto tiene un lado positivo y es que el bebé se acostumbra a probar distintos sabores, lo que en el futuro se traducirá a un menor rechazo a ciertos alimentos, otros estudios avalan este hecho.

En definitiva, nadie mejor que la propia mamá para evaluar el comportamiento del bebé tras haber ingerido determinado alimento, por lo que si el bebé no reacciona de manera negativa, puede seguir ingiriéndolo, por el contrario si el bebé rechaza tu pecho o tras la toma notas que arroja o presenta un cuadro de cólicos, uno de los motivos podría ser tú alimentación, debiendo reflexionar sobre lo que comimos con anterioridad, para evitar comer ese alimento en concreto, por lo demás puedes seguir comiendo de todo, procurando que tu dieta sea sana y balanceada, sin olvidarnos de hidratarnos con frecuencia.

Los tipos morfológicos

Los tipos morfológicos

Los tipos morfológicos

Os hablaremos de los tipos morfológicos y como el somatopipo humano influye en nuestro desarrollo corporal, sin olvidar, que tanto la genética, como la alimentación y el entrenamiento muscular, contribuyen en nuestro desarrollo físico. Los humanos debido la genética individual de cada uno de nosotros, estamos predispuestos a tener una composición corporal concreta y específica a lo largo de toda nuestra vida, y aunque de una forma semejante somos distintos los unos de los otros, la herencia genética juega un papel fundamental este proceso, concibiendo que algunos seres humanos puedan desarrollar ciertas capacidades distintas de otros.

los tipos morfológicos

Debido al afán humano por clasificar las cosas, al igual que en muchas otras que son necesarias, un psicólogo llamado William Herbert Sheldon sobre la década de 1940 creó el término;  “Somatotipo”, donde intentó ordenar los tipos de cuerpos con su comportamiento, de esta forma dividió la fisiología corporal tanto masculina como femenina, en tres categorías:

  • Ectomorfos (caracterizado por carecer tanto de grasa como de masa muscular).
  • Endomorfos (predomina su grasa corporal).
  • Mesomorfos (distinguido por su musculatura desarrollada).

Afirmando que la mayoría de personas eran una mezcla de estos tres tipos. Gracias a esta clasificación y diferencias corporales, nos permitió guiar a los profesionales del deporte a tratar de una forma más específica al deportista, obteniendo mejores resultados y asimismo consiguiendo objetivos.

Por este motivo, para poder obtener un mayor potencial, en nuestro desarrollo físico, es de gran ayuda conocer qué tipo morfológico de cuerpo tienes y como poder aprovecharlo de forma que te permita adaptarlo al deporte que practiques.

¿Cómo saber qué tipo morfológico tenemos?

Para explicaros el somatotipo humano que tenemos cada uno de nosotros, comenzaremos diciendo que la Antropometría es la física es el estudia las dimensiones y medidas humanas, realizándolo de una forma exacta, con el objetivo de valorar los cambios físicos del hombre y las posibles diferencias entre sus razas y sexos.

Hoy en día, la Antropometría desempeña una función primordial en el diseño industrial; implicado en la industria textil, biomecánica, ergonomía así como en la arquitectura, facilitando los datos tomados de la población para optimizar todo aquellos productos, con los que interactuamos.

Diferenciar tú tipo morfológico:

ECTOMORFO

los tipos morfológicos Ectomorfo: la persona ectomorfa se caracteriza por ser delgada, tener miembros y tronco garboso, de hombros caídos y estrechos, con poca masa muscular, cráneo pequeño, manos finas, tórax plano, ángulo esternocostal agudo, con rostro estrecho y alargado.

Como norma general las personas Ectomorfas tienen un bajo desarrollo muscular, suelen ser delgadas y en algunos casos con ciertos problemas posturales debido a la descompensación muscular, en sus rasgos físicos prevalecen los huesos sobre el tejido adiposo y la masa muscular.

El ectomorfo, es de peso ligero, le cuesta mucho esfuerzo ganar masa muscular y no suele conservar por mucho tiempo el peso que consigue, tiene la característica de quemar calorías con gran rapidez, parece que nunca llega a comer lo suficiente, incluso aquellas comidas altas en calorías parecen no afectarle.

Sus características más comunes son:

  • Frente alta.
  • Hombros y caderas delgados.
  • Pecho y abdomen estrechos.
  • Brazos y extremidades finas.
  • Poca masa muscular y poca grasa.

En líneas generales suele tener un cuerpo fino, algo largo y delgado, ciertos deportes como los que impliquen fuerza o potencia no sean los más idóneos para ellos, ya que debido a su constitución pueden sufrir lesiones, por consiguiente pueden llegar a tener un cuerpo tonificado, pero debido su falta de masa muscular limita de una forma importante sus oportunidades en ciertas actividades donde se requiera un considerable volumen muscular, en cambio suelen dominar todos aquellos deportes que impliquen resistencia y elasticidad.

ENDOMORFO

los tipos morfológicosEndomorfo: la persona endomorfa se caracteriza por su tendencia a la obesidad, tiene el cuerpo rechoncho, con formas redondeadas, de estatura mediana, con hombros y extremidades cortas y gruesas, con cuello ancho y corto, de abdomen voluminoso, su ángulo esternocostal es obtuso, con abundante tejido adiposo en su abdomen, en general suele tener su masa muscular floja.

Como característica general los endomorfos son personas con alto nivel de grasa, concentrada fundamentalmente en la zona del vientre, suelen engordar sin mucho esfuerzo y casi sin darse cuenta, su metabolismo es lento. Por otro lado tiene la característica de poder ganar masa muscular con cierta facilidad y rapidez, debido a que su estructura ósea le permite mover mayores cantidades de peso.

En el endomorfo, su musculatura es densa con porcentaje de grasa algo alta, por lo que le cuesta perder grasa y con ello parte de músculo, para poder bajar de talla debe de comprometerse con la alimentación y practicar con frecuencia ejercicios aeróbicos a bajas pulsaciones. Debido a su constitución con gran cantidad de masa suele reducir su capacidad para la práctica en deportes que requieran ciertos niveles de agilidad, o actividades aeróbicas. Ciertos deportes de fuerza y potencia, suelen ser perfectos para el endmorfo ya que pueden aumentar su masa magra con cierta facilidad, pero por el contrario pierden su forma física con cierta rapidez al dejar de practicar deporte.

Sus características más comunes son:

  • De cuerpo blando.
  • Suelen tener cuerpo y cabeza redondeada.
  • Cabeza redondeada.
  • De hombros y caderas anchos.
  • Ciertos niveles de grasa repartidos por todo el cuerpo.

MESOMORFO

los tipos morfológicosMesomorfo: la persona mesomorfa se caracterizan por ser musculoso y de naturaleza atlética, cualidades como potencia, fuerza, agilidad y velocidad le identifican. Su talla y medidas van de mediana a grande, de hombros anchos y de tórax voluminoso, el angulocostal es recto, y de caderas ceñidas. Su físico y altura facilitan su tendencia a la hora de ganar con facilidad fuerza y masa muscular, por lo que de esta forma le convierte en el aspirante ideal para cualquier deporte.

El mesomorfo es de tipo somático, gana músculo con facilidad siendo excelente para la práctica del fisicoculturismo, y casi para cualquier deporte físico que implique la fuerza y el músculo. Acompañados de una buena alimentación y un regular entrenamiento, obtienen una buena musculatura, pudiendo mover mayores pesos, esto les da una gran ventaja, muchos de los culturistas profesionales pertenecen a este grupo.

Decir que en líneas generales, suelen predominar en su fisiología la masa muscular sobre el tejido adiposo y óseo, debido a su naturaleza atlética sin la necesidad de realizar ejercicios, pero que de realizarlos con un entrenamiento bajo en repeticiones (de 6 a 8 alternadas de 10 a 12)  y cargas de peso (entre un 80-90% del peso máximo) obteniendo buenos resultaros al realizar ejercicio aeróbico, sin demasiado esfuerzo.

Sus características más comunes son:

  • Cuerpo con forma de reloj de arena en mujeres  y forma de “V” en los hombres.
  • Figura atlética.
  • Cabeza cubica.
  • De cuerpo (piernas y brazos) musculado.
  • Hombros anchos.
  • Poca grasa.

Toda la información que os hemos facilitado, es importante para conocer a qué tipo de perfil se asemeja más tu cuerpo, de esta forma podrás adaptar tu alimentación, hábitos y tipo de entrenamiento que te ayuden a conseguir tus objetivos, por otro lado deciros que estas tipologías son básicas, acercándose a sus extremos, por lo que cada uno de nosotros somos diferentes de los otros,  en consecuencia recordar que todo es susceptible del cambio si se acompaña de sacrifico, constancia y esfuerzo, aparejado a una buena alimentación y un entrenamiento adecuado.

Adelgazar y el control de la mente

Adelgazar y el control de la mente

Adelgazar y el control de la mente

En este artículo queremos ayudaros a quienes se plantean como meta el adelgazar o perder algunos kilos de más, optando para ello por una dieta, pero más que por una dieta, por llevar a cabo un estilo de vida, por este motivo el intentar adelgazar y el control de la mente van cogidos de la mano.

Por otro lado en la mayoría de los casos, muchas veces cuando hablamos de realizar una dieta, pensamos en los alimentos que debemos comer y aquellos que no, es decir, centramos más la atención en los alimentos aun cuando es innegable su protagonismo en las dietas o en un plan de alimentación, por lo que existe un factor que muchos no tienen en cuenta, es entonces, cuando nos referimos al control de la mente, ese trabajo mental es el más importante, ya que puede ayudarnos a adelgazar sin sufrir tanto las exigencias que a nuestro cuerpo habrá que someter.

Adelgazar y el control de la mente

Muchas veces, en algún momento nos hemos preguntado:

¿Por qué engordan las personas? La razón por la que muchas personas engordan o tienen sobre peso, es debido en su mayoría a que la cantidad de nutrientes y calorías que ingieren diariamente excede a la que su organismo necesita, este exceso, nuestro organismo lo almacena como reserva para el futuro y se acumula en el cuerpo en forma de grasa.

Dicho esto, cuando nuestro cuerpo se encuentra en actividad, éste consume la energía que nos proporcionan los alimentos, esta energía es consumida en forma de glucosa (almacenada en los músculos y en el hígado como reserva). Cuando el nivel de glucosa baja y sube el de la insulina (hormona producida por el páncreas), se activa el centro hipotalámico que provoca la sensación de hambre.

Por el contrario, cuando ingerimos algo de alimento, se da inicio a la Adelgazar y el control de la menteestimulación del sistema nervioso del aparato digestivo, conforme se van descomponiendo los macronutrientes (hidratos de carbono y proteínas) en nutrientes sencillos (glucosa y aminoácidos) el hipotálamo recibe la orden de activar el centro nervioso que produce la sensación de saciedad. Este proceso tarda aproximadamente unos 20 minutos, es por ello que lo recomendable es comer despacio, con el objetivo de dar tiempo al cerebro a registrar la sensación de saciedad.

De acuerdo a lo señalado, resultaría lógico no volver a tener hambre hasta quemar las calorías consumidas, sin embargo, muchas personas vuelven a comer antes de que ello ocurra, es muy evidente que lo que las conduce a comer nuevamente no es la sensación de hambre, sino factores como el estrés, la ansiedad y los nervios, esto produce sus efectos y las conduce a engordar, ya que no llega a consumir todo aquello que se comen.

Otro caso son los hábitos o costumbres que tienen algunas personas de llegar a estar horas sin comer, o que simplemente su mente no se lo pida, lo que les produce a pérdidas importantes de peso, pero también momentos de flojedad, y con ello una alimentación con carencias, etc.

Como vemos, estas situaciones nos advierten de la importancia del control de la mente en la alimentación.

Algunos factores como el estrés, la ansiedad y los nervios, pueden convertirse en los grandes impedimentos para adelgazar o lograr perder peso, ya que son precisamente ellos quienes conducen a las personas a comer impulsivamente, a pesar de que su cuerpo no necesite esas calorías. Este modo de comer en exceso, picoteando a todas horas, aquello que no se debe,  o abusando de los dulces, pone de manifiesto una alteración de nuestro equilibrio emocional, el cual debe restablecerse para poder llevar a cabo una dieta de manera exitosa.

Como ya hemos comentado, algunos alimentos no sólo aportan energía y calorías, sino que aportan también sustancias con efectos sedantes y antidepresivos (como el chocolate), a algunos los llamados alimentos de la felicidad. Es por esto que en estados depresivos o tras un desengaño amoroso, la mente tiende a buscar alimentos más dulces. Por el contrario, a otras personas les sucede que el estrés y los nervios les “cierra el estómago”, eliminando las ganas de comer. Esta disminución del apetito les lleva a comer menos y a perder peso.

Por todo esto, podemos decir que nuestro estado anímico y mental, no afecta tanto a nuestro metabolismo, pero sí a nuestra conducta alimentaria, haciéndonos comer en muchas ocasiones en exceso y otras en defecto, lo que conducirá a ganar peso en un caso y a perderlo en el otro.

Para evitar ambas situaciones recomendamos lo siguiente:

  • Se debe intentar llevar una actitud positiva ante la vida y ante las adversidades (sentirnos vivos).
  • Obtener el mayor tiempo de ocio posible.
  • Practicar algún hobbie (nadar, pintar, ir al cine, leer, bailar, etc.)
  • Practicar de forma habitual ejercicio físico.
  • Optar por hacer técnicas de relajación y control de la respiración.
  • Comer despacio y hacer las 5 comidas al día
  • Por supuesto, no saltarnos comidas.
  • Llevar una dieta sana y variada.
Tomar agua adelgaza

Tomar agua adelgaza

Tomar agua adelgaza

Tomar agua adelgaza? Muchas personas se suelen preguntar a menudo, si tomar agua adelgaza o si es mejor beberla entre las comidas, antes, mejor después o si por el contrario engorda; son preguntas que surgen debido a algunos mitos que de seguro hemos escuchado sobre ella, de lo que no cabe ninguna duda, es de la importancia que tiene para la vida del ser humano, aunque muchos desconocen de qué forma o en qué magnitud la tiene.

En este artículo vamos a intentar responder a algunas de las inquietudes y preguntas que existen sobre el agua y su importancia en la dieta diaria para nosotros.

Para conocer realmente la importancia que tiene el consumo del agua, Tomar agua adelgazadebemos considerar que aproximadamente el 72% de la masa libre de grasa de nuestro cuerpo está compuesta de este líquido; el agua es imprescindible y necesaria para que se lleven a cabo muchos de los procesos metabólicos en el interior de nuestro organismo; por ello para que este funcione adecuadamente necesitamos beber agua diariamente, y aunque no lo creamos la ingesta recomendable de ella, puede oscilar de entre 1 a 6 litros al día, dependiendo de ciertos factores como:

  • El nivel de actividad.
  • La alimentación.
  • La temperatura corporal.
  • La humedad de nuestro cuerpo.

Por otro lado, tendremos en cuenta otras causas que pueden varían en cada persona, considerando además, que nuestro cuerpo pierde agua constantemente a través de la orina, de las heces, de la transpiración, y de la exhalación del vapor de agua por nuestro aliento.

No obstante, y en relación a la pregunta; ¿El agua adelgaza? hemos dividido esta aclaración en varios puntos:

  • El agua no engorda.- La explicación es sencilla, el agua no engorda porque no aporta calorías a nuestro organismo, pero en sí es muy importante para que éste funcione adecuadamente. Muchos creen que beber agua no engorda mientras se haga antes o después de las comidas y si se bebe durante la comida sí engorda; esto no es cierto, ya que tal y como se ha dicho el agua es acalórica, por lo tanto beberla no engorda independientemente de la hora o del momento en que lo hagamos, por el contrario beber agua nos da la sensación de saciedad, ya que se mezcla con los alimentos que estamos ingiriendo, así que es probable qué comamos menos si bebemos agua durante la comida y esto definitivamente no nos conducirá a engordar.
  • El agua adelgaza.– Esta aclaración es fácil de entender, aunque existen muchas dudas sobre su implicación en la quema de grasa, ya que por sí sola el agua no tiene la propiedad de quemar o disolver la grasa de nuestro cuerpo, por lo tanto el agua por sí misma no adelgaza; sin embargo lo que sí es cierto, es que en el año 1963 hubo un científico de nombre Phillip George, que fue nominado al premio nobel de bioquímica debido a un descubrimiento, en el cual argumentó que dentro de algunas de nuestras células existe en su interior orgánulos celulares llamados Mitocondria, que es el lugar donde a través de los alimentos se produce una molécula de energía (medida en julios) conocida como ATP (tritosfato de adenosina) el cual equivale aproximadamente a 600 julios.

Tomar agua adelgaza

  • El agua tiene efecto saciante (calma el apetito).- Este es uno de los efectos favorables que tiene el agua y que contribuyen en la efectividad de las dietas para adelgazar, ya que beber agua antes o durante las comidas nos da la sensación de saciedad, ello definitivamente hace que comamos menos, y consecuentemente el aporte de calorías será menor por lo que en definitiva ayuda a perder peso.
  • El agua ayuda a eliminar líquidos.- Tomar abundante agua ayuda a nuestro organismo a eliminar líquidos de manera eficiente, el consumo de agua permite que los riñones aumenten el filtrado glomerular a través de los nefrones, de manera que se eliminan más residuos en tanto más agua es ingerida; por ello cuando nuestro cuerpo recibe mucha cantidad de agua (más de 1,5 litros) puede eliminarla en grandes cantidades ya que tiene un buen aporte de este líquido; por el contrario, cuando nuestro cuerpo recibe poca agua, lo que hará será reservarla o retenerla, como defensa para evitar la deshidratación del cuerpo.
  • El agua colabora en los procesos metabólicos.- El agua cumple un papel muy importante a nivel intracelular en los procesos metabólicos; las moléculas de agua permiten que los tejidos musculares y adiposos lleven a cabo procesos metabólicos a través de los cuales se produce el gasto calórico y se queman las reservas de energía de nuestro cuerpo, para producir aquella energía que necesitamos.

Ya que ahora conocen los beneficios del agua, les animamos a consumir abundante agua, ya que es un elemento fundamental en cualquier dieta, por ello procuren tenerla siempre a mano.

Tomar agua adelgaza

Como consejo, les recomendamos que el agua qué escojan, al menos tenga un índice de sodio muy bajo, pueden acompañarla con un poco de limón y canela para darle un sabor agradable y obtener una bebida saludable, baja en calorías.

El ácido oleico y sus beneficos

El ácido oleico y sus beneficos

El ácido oleico y sus beneficios

En este apartado, hablaremos de la importancia en la alimentación y el ácido oleico, que conjugado es un ácido graso monoinsaturado, de la serie Omega 9 asociados a los aceites vegetales, su nombre IUPAC es ácido cis-9-octadecenoico.

No obstante, para una mejor comprensión aclaramos que los ácidos grasos Monoinsaturados son El ácido oleico y sus beneficiosaquellos que en su larga cadena de carbonos de su estructura química, solamente poseen una sola insaturación en su estructura, es decir, poseen un solo doble enlace de carbono, como es el ácido oleico presente en casi todas las grasas naturales, llamado comúnmente Omega 9

Está considerado como ácido graso esencial porque el organismo no puede sintetizarlo por sí mismo y necesita adquirirlo de forma exógena a través de nuestra dieta.

Una de las principales fuentes que posee el ácido oleico es por excelencia el popular aceite de oliva. Este tipo de grasa también está presente, aunque en menor medida en las carnes, pescados, frutos secos y otros aceites de origen vegetal como el de aguacate, colza, cártamo y una variedad especial de girasol. Sin embargo el aceite de oliva es el único producto natural en el que el ácido oleico es su principal componente, pudiendo ser consumido recién extraído en su forma virgen.El ácido oleico y sus beneficios

¿Cómo Funciona?

El ácido oleico produce una mayor resistencia a la oxidación de las lipoproteínas LDL, las cuales están formadas por lípidos asociados de forma no covalente con proteínas, incluyendo moléculas antioxidantes solubles. El LDL, partículas que transportan el colesterol y otros lípidos en sangre.

Además, el uso de ácido oleico interactúa reduciendo el riesgo de sufrir trombosis, disminuye la adhesión de monocitos, y reduce la acumulación de otras células en la pared de los vasos sanguíneos. Es decir, disminuye la formación del ateroma o placa responsable de la aterosclerosis, previniendo de esta forma las enfermedades cardíacas.

Queda demostrado a través de la evidencias científicas, que la mortalidad en Estados Unidos por enfermedades coronarias es de 250 casos por cada 100.000 habitantes, mientras que en España la cifra se reduce entre el un 30 y 90 efecto producido por la presencia del aceite de oliva en nuestra dieta como demuestran los investigadores del Instituto Cardiovascular de España.

La OMS recomienda de 3 a 4  cucharadas de café de aceite de oliva crudo al día, preferiblemente por las mañanas con el desayuno, o en aliño con ensalada o bien en cápsulas de gelatina.

Beneficios para el organismo del ácido oleico (aceite de oliva)

  • Potente antioxidante a la vez que es agente antienvejecimiento.
  • Protector de la epidermis, siendo utilizado en numerosos preparados cosméticos desde hace siglos.
  • Mejora las funciones metabólicas.
  • Ayuda a prevenir la arterosclerosis y sus riesgos.
  • Mejora la movilidad intestinal y las secreciones hepáticas y pancreáticas.
  • Estimula el crecimiento y favorece la absorción de calcio.
  • Reduce las lipoproteínas de alta intensidad LDL o colesterol malo.
  • Reduce los triglicéridos a la vez que eleva el HDL o colesterol bueno.
  • Mejora la diabetes cuando la enfermedad está ya instaurada.
  • Crea importantes reservas energéticas.
  • Contribuye a la coagulación y a la fibrinólisis (que es la degradación de las redes de la fibra formada por el proceso de coagulación sanguínea, evitando la formación de trombos)
  • Ayuda a disminuir los riesgos de cáncer especialmente del cáncer de mama.